GENTE DE ROTA  .  QUÉ TENEMOS?  .  FOTOGRAFÍAS  .  CLUB HABITANTES  .  NOTICIAS  .  TV GDR  


Historia de Rota

 





HISTORIAS POPULARES. CALLE HIGUERETA (II)
Opina: Prudente Arjona Lobato

0

Intramuros y arrabales (VII)

Era sábado por la mañana y el sol golpeaba la fachada Este del Arco de Regla tintando de gris perla los adoquines de la calle Higuereta con una sombra estilizada de pilares (a manera de almenas), que coronaban el arco ojival de la histórica puerta cien veces rebautizada... Soñoliento aún el Púb  Los Arcos, (antes bar Eugenio), comencé a pensar lo que fue aquel espléndido negocio que atraía y concentraba a marinos, giris, taxistas, cabareteras, camareros y todo tipo de personas, y en donde podías cambiar dólares por pesetas y viceversa en cualquier momento, puesto que el Bar Eugenio se encontraba abierto las veinticuatro horas del día.

Claro que no puedo pasar de largo sin hablar del dueño del local: Eugenio Sánchez Laynez, hombre singular, que además de su bar-restaurante, fue empresario taurino de una plaza de toros portátil (junto a su socio, Felipe Benítez)  aunque con la mala suerte de que casi siempre llovía cuando organizaban algún tipo de espectáculo. También fue apoderado del mejor de los toreros que ha dado la Villa, cuya fortuna no le acompañó en 

su carrera al ser corneado peligrosamente en la Maestranza de Sevilla, terminando de subalterno. Pero eso si; Alonso Morillo continuó siendo hasta hace muy poco un excelente banderillero.

De derecha a Izquierza: Luis Fuentes, su hijo Luis, Felipe Benitez y a la izquierda Eugenio (Rogamos a nuestros lectores nos ayuden a identificar a los demas componentes de la foto)

Pero Eugenio tenía otras aficiones y negocios, como fue el de criador y exportador de gallos de pelea, de cuyas experiencias y aventuras vividas en la América Latina, me abstraía en los veranos con su narrativa amena y enriquecedora, bajo los toldos de la playa, contándome con todo lujo de detalles sus hazañas; donde no faltaron huidas por la puerta falsa, atracos a mano armada, persecuciones, gangsterismo y tiros de verdad, de los cuales salvó el pellejo en más de una ocasión gracias a sus dotes de negociador y su hábil y convincente verborrea; Eugenio fue todo un “séneca…”

Paquito, el Torilero, Alonso Marillo y José Moreno Filigrana

En el tiempo en que Eugenio representó a Alonso Morillo, iban “a lomo” de un enorme coche DODGE DART furgoneta. Que le servía para desplazarse en las corridas de ciudad en ciudad, cuyo conductor era, nada menos que, Rafael Moreno “Cantiflas”, por lo que no haría falta contar más sobre el desarrollo de los viajes, las anécdotas y el desmesurado cachondeo que acompañaban los desplazamientos, ya que la aparente seriedad de Eugenio, contenía una picaresca fina y una soslayada ironía en la que entraba en juego la simpatía y espontaneidad de un “Cantiflas”  imprevisible, capaz de envolver con su cante, su baile y su humor, al mas pintao’.

Pero, si hablar de Eugenio (con sus luces y sus sombras, como todo el mundo) hay que hacerlo con letras mayúsculas, de Rafael Moreno “Cantinflas” tengo que decir, que es un personaje entrañable y cariñoso, y del que podría llevarnos días enteros comentando sus anécdotas, historias, aventuras y desventuras (que de todo las ha vivido ”Cantinflas”) pues Rafael ha sido camionero en Argelia, ha recorrido de punta a punta el País a bordo de camiones con mineral de sílice para la fabricación de vidrio, ha formado parte de grupos flamencos como palmero, bailarín, cantaor, etc. llevando su particular arte y su incomparable humor, por toda España, Europa y Suramérica, lo que me hace recordar una entrevista para la televisión que le hice junto al mejor guitarrista que ha nacido en la Villa, como es Pepe Marcos, -hombre profundo donde los haya- quienes hicieron juntos infinidad de giras artísticas y en las que lo pasaron pipa, ganaron dinero en ocasiones y en otras  mantuvieron sus estómagos tan vacíos como sus maletas, pero disfrutaros del arte y sobre todo de la libertad y el goce de hacer lo que les gustaba.

Rota, que es una tierra de artistas en el más amplio sentido de la palabra, ha contado siempre con personajes extraordinarios que han derrochado arte y  profesionalidad por donde han pisado, tanto en el flamenco, en la pintura, en los medios de comunicación, en el diseño, en las letras, etc. etc. y como no, en el teatro. Pero como quiera que estamos hablando de personas de una época (aunque contemporánea) me refiero a los que  vivieron sus hazañas en los años 70, como fueron: Jesús Jiménez Guerra (El Calvo) y David Arjona Lobato (hermano mío), que como actuantes del Grupo de Teatro “La Cuadra” (Sevilla) recorrieron casi todos los países europeos y suramericanos, incluyendo a Cuba. “Quejío”, “Los Palos”, “Nanas de Espina”, “Herramientas” o “Andalucía Amarga”,  fueron algunas de las obras que ofrecieron en sus giras. Las experiencias amalgamadas en el mundo de la farándula junto a Salvador Tabora, director incomparable del grupo escénico, son inolvidables, y ambos están de acuerdo en haber sido marcados para siempre, lo que les han llevado a plantearse la vida con una filosofía nueva y distinta de la que hasta ese momento interpretaban.

No se si a ustedes les ocurren lo mismo, pero para mí, esas vivencias son apasionantes, pues, las aventuras vividas por estos personajes, denotan una carga exultante de inquietud, de gente que buscan la libertad sin importar el precio y a cambio de cualquier sacrificio… Es asombrosamente alentador como ejemplo para los jóvenes, que gente sencilla y humilde, empeñen vidas estables, para pasar, al riesgo, a la aventura, y a lo imprevisible, por el solo motivo de encontrarse con ellos mismos, y descubrir lo que son capaces de hacer, de dar de si sus cerebros, de estirar y poner a prueba sus resistencias físicas, intelectuales y espirituales; desarrollando una vida de bohemios y trotamundos, intentando investigar a través de multitud de pruebas, su resistencia a la adversidad, su dureza ante el hambre en ocasiones, el padecimiento de la nostalgia en la distancia, y sin dinero, a veces, el autocontrol ante la desesperación y frente a la incomprensión de idiomas extraños, costumbres impensables y culturas inimaginables….

Gente así la seguimos teniendo en Rota hoy, a los que tal vez no le damos importancia, cuando en realidad son unos bragao’s, unos valientes y unos verdaderos héroes que solo buscan la paz con ellos mismos, y que solo ambicionan el despertar diario y la libertad de trazar su propio futuro, rechazando las imposiciones, el  totalitarismo y los imperativos que subyuga una sociedad de consumo y capitalista.…

Creo que me he desviado un poco de la línea histórica que estoy llevando en estos artículos, pero de cualquier manera, las aventuras particulares de esta buena gente, creo que forman parte y encajan de lleno, con la historia popular de una Villa llamada Rota. ((continuará)






¿Te ha gustado este artículo? Compartela con tus amigos en facebook



Deja tu comentario

Email "no será publicado"
Nombre o Nick
Comentario

Selecciona un avatar








     

Hemos creado una marca de camisetas para que lleves la esencia de tu pueblo en el pecho de una forma divertida.

La empresa Roteña de diseño VIC Desing se encargará de ir creándolas y subiéndolas a su tienda online.

Descubre las ventajas de nuestro Club, hazte socio y disfruta de múltiples descuentos por 1€/mes

Si eres empresa y quieres adherirte a nuestro Club te informaremos de las ventajas sin compromiso.

Si quieres publicitarte en nuestra página no dudes en consultarnos nuestras múltiples tarifas.

Te informaremos sin ningún tipo de compromiso de lo que quieras saber ;)




www.gentederota.com
©Todos los derechos reservados